Los adjetivos blando prudente, por una parte, y duro o agresivo por otra, son alternativas en economía a los anglicismos dovish hawkish.

En los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «Draghi seguirá en su línea dovish», «El BCE se mostró el jueves todo lo “dovish” que esperábamos», «El BCE no ha hecho ninguna declaración inequívocamente hawkish» o «El experto no interpreta el discurso de Draghi como un “cambio hawkish” en la política monetaria».

Los sustantivos dove hawk equivalen en español a paloma halcón respectivamente. En economía, se emplea hawk para denominar a veces al partidario de políticas expansivas y  dove para al defensor de medidas tendentes a la austeridad.

Los adjetivos derivados dovish hawkish, que se han empleado por ejemplo con las declaraciones institucionales de Mario Draghi, se traducen como prudente, blando, moderado, suave conciliador el primero de ellos duro, agresivo contractivo, el segundo.

Así pues, en las oraciones del principio habría sido preferible escribir «Draghi seguirá en su línea prudente», «El BCE se mostró el jueves todo lo moderado que esperábamos», «El BCE no ha hecho ninguna declaración inequívocamente agresiva» y «El experto no interpreta el discurso de Draghi como un cambio contractivo en la política monetaria».

Fuente: www.fundeu.es e Intertexto                                                                                                 Imagen: www.eldiario.es